En la actualidad y gracias a las tecnologías pero al mal uso que se le da el marketing político se ha convertido en un espacio terrorífico, al estilo de Matrix, donde ya no sabes que es real y que es ficticio. Lo cierto es que las redes sociales llegaron para complementar el trabajo de las